Spanska

juluppropet-slutgiltig

Declaración de Navidad:
por una política de inmigración más humana

Más de 70.000 niños pidieron protección durante 2015 en nuestro país (según datos de la Oficina de inmigración). Con o sin familia vinieron desde un mundo de violencia y guerra para empezar una nueva vida en Suecia. Aquí encontratron generosidad y atención concreta, tanto por parte de políticos como de funcionarios, profesores y personal de las escuelas, encargados de atención social y personas de confianza, empresas, asociaciones e iglesias. Miles de personas han dado su tiempo y su esfuerzo en entrenamientos de fútbol, lecciones de idioma y grupos de juego. Es fácil entender el porqué. La gente quiere colaborar. Ayudar. Ser un prójimo.

En este año 2016 se ha producido un cambio drástico en la política sueca de asilo y de refugiados políticos. El Parlamento votó en junio una nueva ley restrictiva sobre asilo. No sólo la ley, sino también la aplicación de la ley por parte de las autoridades es restricitiva. Se corre el riesgo de considerar el problema de los refugiados como una carga social y económica, como un problema que se debe solucionar fuera de las fronteras de Suecia. Somos muchos los que estamos profundamente preocupados por la tecnificación, falta de empatía y deshumanización que se hace patente en la política de asilo actualmente vigente y en las discusiones acerca de ella. Son los niños y los jóvenes los especialmente afectados, porque se les quita la esperanza y la fe en el futuro.

Nos encontramos con jóvenes en peligro de ser expulsados a países inseguros y surcados de conflictos. Con niños que no saben si sus familias podrán permanecer más de 13 meses en el país en que ellos han empezado a ir a la escuela y en el que han encontrado nuevos amigos. Con padres que viven en Suecia y que tratan desesperadamente de encontrar caminos para reunirse con sus hijos que aún permanecen en zonas conflictivas o que están en camino huyendo de ellas. El derecho a gozar de una vida en familia es un derecho humano básico reconocido en acuerdos internacionales. Todos los fugitivos comparten una situación de torturante espera, inseguridad e inquietud.

Compasión y voluntad de empeñarse a favor de los demás son características fundamentales de la persona humana, que entroncan con un principio básico de la fe cristiana: que hemos sido creados para vivir juntos. En cuanto personas, lo que afecta a otros es cosa propia nuestra. Las condiciones que resultan de las nuevas leyes de asilo nos tocan a todos nosotros personalmente.

Convirtamos el cuarto domingo de adviento en el inicio de una proclamación en favor de una política de inmigración humana.

Firmando la Declaración de Navidad instamos al gobierno´:

  • a conceder a los niños y jóvenes el derecho a tener una vida segura y a poder tener fe en el futuro
  • a conceder a todos los que reciben derecho de asilo en Suecia el derecho de vivir en familia
  • a eliminar los obstáculos prácticos que impiden la reunión de las familias.

Exhortamos a todos

a adherirse a nuestra recogida de firmas para la Declaración de Navidad (en Juluppropet.se) o reuniendo listas de nombres :

Líderes religiosos, Consejo de dirección del Consejo cristiano de Suecia

Daniel Alm, director de la Alianza de iglesias libres pentecostalistas.
Anders Arborelius, obispo de la diócesis católica de Estocolmo.
Dioscoros Benyamin Atas, arzobispo de la Iglesia siro-ortodoxa.
Stefan Holmström, director de EFS.
Antje Jackelén, arzobispo de la Iglesia sueca.
Johnny Kleman, comandante del Ejército de salvación.
Kjell Larsson, director de la Alianza misional sueca.
Anne-Christine Lindvall, Iglesia serbo-ortodoxa.
Jean Mansour, arquiimandrita, Iglesia greco-ortodoxa de Antioquía.
Maie Martinson, párroco, Iglesia evángelico-luterana de Estonia.
Bernth-Åke Ottosson, director interino, Iglesia libre evangélica.
Lasse Svensson, líder de la Iglesia Equmenia.
Karin Wiborn, secretaria general del Consejo cristiano de Suecia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page